Cómo empezar una dieta y no dejarla con nuevos hábitos para seguirla

Califica este post

Hoy vamos a tocar el tema de cómo empezar una dieta y no dejarla. O lo que es lo mismo, para muchos sería como hablar del santo grial o algo similar. Porque muchos comienzan dietas todo el tiempo, buscando perder peso por ejemplo.

Pero también es enorme la cantidad de personas que fallan en este intento. Que no logran llegar a su objetivo y caen a medio camino. O que incluso ni siquiera las comienzan, desechando la idea de una forma bastante rápida.

Sin embargo, desean los beneficios porque ya vieron su cuerpo y saben que les toca guardar un poco la línea. ¿Cómo poder lograrlo, existe algún secreto para poder mantenerse enfocado en la dieta? Veamos algunas ideas sobre ello.

¿Qué debo hacer para empezar a bajar de peso?

como empezar una dieta y no dejarla

Para poder hacer la dieta con éxito:

Deberás crear metas realistas primero.

Este es uno de los puntos en que fallan muchas personas. Cuando se van a poner a dieta, tienen prisa de lograr ciertos resultados en cierto tiempo. Por ejemplo, es clásico el caso de querer perder peso para una boda que pronto ocurrirá.

Entonces, se ponen a dieta esperando perder algunos kilos en un plazo bastante pequeño. Pero eso no es realista, el cuerpo no puede adelgazar tan rápido. O si lo hace, será de una forma poco saludable e incluso peligrosa.

También son esas personas que quieren hacer dietas para perder barriga en una semana, con una alimentación demasiado restrictiva. Y de repente, se dan cuenta que no perdieron peso y sí que pasaron bastante hambre.

Si no creas metas realistas, volverás la dieta una especie de muro imposible de superar. Por lo tanto, simplemente la dejarás de lado siempre porque piensas que es algo imposible. Pero solo fue que pusiste una meta demasiado alta.

¿Sabías de los riesgos de comer en el puesto de trabajo?

No pones plazos para cumplir.

Ponerse a dieta sin tener ninguna meta es como entrar a caminar en el desierto sin rumbo fijo. Porque será duro y pasarás por necesidades. Pero no tienes ni para cuando llegar y eso agotará mentalmente como persona.

Lee También  ¡Reírse es bueno para la salud! Conoce los motivos

Una buena idea es poner pequeñas metas que cumplir en cierto plazo y de esta forma irás mejorando gradualmente. Piensa por ejemplo que lo que quieres es dejar de tomar refresco. Y un día lo dejas sin más ni más.

Lo único que lograrás es que te desesperes y un día te sorprendas abriendo el refrigerador y tomando uno de 1 litro. No, en este caso lo mejor sería poner plazos y de esa forma ir educando a tu mente.

Decir que por ejemplo en estos primeros 15 días en lugar de tomar 3 refrescos al día tomaré solo dos. Luego de eso, pones un nuevo plazo en donde en lugar de 2 pones 1. Y así hasta reducirlo o eliminarlo, pero en plazos planeados.

Otros errores al comenzar una dieta.

Existen otros problemas que deberías evitar.

No eliminar los alimentos que dan tentación del hogar.

Una manera sencilla de fallar al hacer una dieta es no deshacerte de todos esos alimentos que son tan tentadores. Todos esos pasteles, dulces y chocolates que tienes en casa. No te deshaces de ellos porque son para luego, ¿verdad?

Pero el hecho de tenerlos en casa es una de las mejores formas de romper la dieta. Ya que en un día cualquiera, te sorprenderás yendo a tomar uno. Una pequeña travesura personal, pero pensarás que en realidad sigues a dieta.

Pues bien, de esta forma es bastante fácil darle cabida  a otro chocolate más. Porque los tienes a mano y podrías estar andando con hambre. Mejor deshazte de todas las tentaciones, porque eso solo hará el camino más difícil.

No hagas dietas milagro o imposibles.

Muchas personas hoy en día encuentran en la red dietas que prometen un cambio espectacular para tu cuerpo. Pero muchas de ellas lo que hacen es restringir toda clase de alimentos. Y solo te dan algunos cuantos.

Lee También  ¿Llorar mucho es malo para nuestra salud?

Por lo regular se encuentran acompañados de bonitas palabras sobre los resultados que podrás obtener. Pero no es lo más recomendable, ya que con ello lo primero que podrías tener es desnutrición. Te faltan algunos alimentos.

Y por otra parte, estas dietas pueden terminar por quitarte demasiada comida de un día para otro. Eso solo hará que la ansiedad crezca y sea muy fácil terminar por dejarla. Eso nos lleva a otro punto.

No comiences una dieta hasta estar mentalmente preparado.

Cuando vayas a empezar una dieta, hazlo hasta que te lo estés tomando en serio internamente. Me explico: muchas personas comienzan dietas porque se encuentran con ganas de lucir bien en una fiesta. O dicen que empezarán una porque comieron mucho en el desayuno.

Eso es comenzar con una idea débil, que hará tener malos resultados. El problema es que cuando comienzas muchas dietas y las dejas al poco tiempo, tu mente te deja de tomar en serio. La palabra dieta se vuelve algo menos importante.

Es por eso que cuando vayas a comenzar una, ya hayas pensado muy bien la decisión. Porque si te vuelves alguien que renuncia demasiado, cada vez se le hará más difícil a tu mente tomarte en serio.

Leave a Reply