¿Cómo saber si un lunar es maligno? Signos que tomar en cuenta

Califica este post

Los lunares pueden llegar a aparecer en cualquier parte del cuerpo. Para algunos puede llegar a ser motivo de alarma, pero a decir verdad, a otros les gusta. Incluso pueden llegar a verlo como un signo de distinción.

Los lunares para algunas personas pueden llegar a considerarse sensuales. Por lo tanto, al tenerlos incluso los presumen, porque sienten que los hace ver diferentes. Hace que se logren ver más sensuales en algunos casos.

Pero no hay que tomarlos simplemente a broma, porque los lunares también pueden llegar a ser malignos. Es cierto que la mayoría simplemente será un manchón en el lugar, pero hay que al menos revisarlos a fondo.

¿Qué es un melanoma maligno de piel?

Cómo saber si un lunar es maligno

Para poder entenderlo mejor, primero tendríamos que entender que es un lunar. Esta es una pequeña formación que aparece en alguna parte de la piel. Se encuentra formada por células que terminan por pigmentar esa zona.

Y es que en realidad, son bastante comunes y la mayoría de personas  suelen tener varios en el cuerpo. De hecho no pienses que uno o dos, pueden llegar tener hasta más de 10. Pero no son peligrosos.

La mayoría son bastante pequeños y podríamos jamás darnos cuenta de su presencia. Es por ese motivo que solemos pasar de ellos. Pero en ocasiones, algunos de estos lunares pueden llegar a tener tamaños bastante grandes.

Es cuando comienzan a ser motivo de preocupación, pues todos hemos escuchado en mayor medida del cáncer de piel. Y como este puede llegar a aparecer gracias a problemas de este estilo, donde la piel tenga pequeñas mutaciones.

Por supuesto, lo mejor para poder reconocer si estos lunares son peligrosos o no sería ir con un médico. Pero al menos como forma de guía, vamos aquí a colocar algunos de los signos más característicos.

Lee También  Que son las manchas blancas en las uñas o leuconiquia punctata

Signos visibles de un lunar cancerígeno.

El lunar es asimétrico.

Uno de los primeros signos que los médicos revisan es la simetría que puede llegar a tener el lunar. Por lo regular, uno benigno es redondo y mantiene la simetría. Uno maligno por lo regular tendrá formas irregulares.

Es decir, un lunar saludable se ve como una pequeña bolita en la piel. Pero los que son peligrosos empiezan a tomar más la forma de un manchón. Se pueden incluso expandir de formas bastante caprichosas.

Es hora de saber porque me salieron verrugas en el cuello.

Tienen multitud de colores.

Un lunar “seguro”, por lo regular tiene el mismo color para toda la superficie. Es decir, si es color morado oscuro, lo será en todo. Si es marró, todo será marrón. Pero en los cancerígenos suele romperse este patrón.

En estos casos, los lunares pueden contener varios colores en su superficie.  De hecho, en el mismo lunar podría tener zonas cafés, rojas, blancas, etc… lo que lo convierte en realidad en un factor de riesgo.

Ante este tipo de lunar es mejor ir rápidamente a revisión. Los lunares benignos no suelen tener estas características, por lo que será mejor empezar a revisar para descartar que sea un problema para nuestra salud.

Tamaño del lunar grande.

Los lunares benignos suelen ser bastante pequeños. Estos en muchas ocasiones suelen verse como pequeños puntos en distintas partes del cuerpo. Contrario a los lunares malignos, estos suelen tomar tamaños bastante mayores.

Es por eso que si tienes un lunar que sobrepasa el centímetro de tamaño, será mejor ir a revisión. También toma en cuenta esto si el lunar ha crecido con respecto a una revisión anterior que hayas hecho, es otro signo de peligro.

Lee También  Conoce cuales son los tipos de dolor de cabeza y sus causas

Dolor al contacto.

Los lunares no duelen. Estos en realidad son como cualquier piel, pero que ha sido pigmentada. Por lo tanto, al tocarlos o apretarlos un poco no deberías sentir ningún dolor. Caso contrario a los malignos.

En este caso, al apretarlos puedes llegar a sentir un dolor pequeño, pero no deberías sentir nada. Incluso en algunos casos, podría terminar por presentarse algún tipo de sangrado. Esto es una señal que debe ser tratado.

De hecho, si tiene algún tipo de llaga el lunar y no sana con el tiempo, es otro factor a tomar en cuenta. Ver que pasan los días y sigue igual.

Lunar de crecimiento acelerado.

Es probable que se esté un día revisando su piel y aparezca un lunar que no había notado. Y que a las pocas semanas se revise nuevamente y el lunar ya creció bastante. Esto debe ponerlo en señal de alarma.

Los lunares no suelen crecer de forma tan rápida. De hecho, los lunares benignos no los verás aparecer, porque suelen tardar incluso años. Y no alcanzan un tamaño notable, por lo que pueden incluso pasar desapercibidos.

¿Qué hacer ante la presencia de un lunar maligno?

Si ves aparecer un lunar de este estilo, el único camino será visitar un médico. No intentes solucionarlo con remedios naturales ni mucho menos. Este tipo de afecciones deben ser tratadas de manera profesional.

Con apoyo en datos de cancer.org

Leave a Reply