En qué consiste una dieta blanda y cuando hacer una

Califica este post

Hoy veremos en que consiste una dieta blanda, un término que seguramente has escuchado en alguna ocasión. Por su nombre, suena como algo suave, que seguramente será bueno y ligero para tu sistema digestivo.

En términos generales eso es, pero merece una explicación más detallada. Sobre todo, para saber en qué momentos será bueno hacer una. Ya que habrá ocasiones en las que necesitarás una por el bien de tu sistema digestivo y salud.

En algunos momentos vas a requerir una porque será lo que tu cuerpo necesita, debido a alguna complicación. Pero yo digo que de vez en cuando es bueno hacerla, no solo cuando estamos teniendo alguna especie de problema.

¿En qué consiste una dieta blanda?

En qué consiste una dieta blanda

Pues bien, como su nombre lo indicaba, la dieta blanda se encuentra relacionada con la suavidad. En este caso, con una gran facilidad que vamos a dar a nuestro cuerpo para poder comer de una manera mucho más fácil.

Cuando te encuentras bajo este tipo de dieta, los alimentos que vas a comer se encontrarán cortados en pequeños trozos. Estos serán mucho más sencillos para el cuerpo de poder masticar para ciertas ocasiones.

Por ejemplo, al ser tan pequeños será mucho más difícil estar sufriendo algún tipo de asfixia por consumirlo. Porque será mucho más fácil de masticar y también de tragar, pudiendo ser una situación temporal o incluso permanente.

Porque si, para algunas personas en algunos casos, pueden estar teniendo que seguir una dieta blanda de forma permanente debido a alguna condición. Esa será decisión del médico, que sabrá porque hace esta recomendación.

Lee También  Como mejorar mi sistema inmunologico naturalmente

Características de una dieta blanda.

Cuando te encuentras en este tipo de dieta por ejemplo, tendrás prohibido alimentos duros que requieran mordidas muy fuertes. Todo lo que vayas a consumir tendrá que tener una textura suave y fácil de masticar.

Algunos alimentos que deberás evitar son:

  • Ciertos tipos de carnes.
  • Alimentos crujientes.
  • Semillas.
  • Verduras crudas
  • Palomitas de maíz
  • Papas fritas
  • Alimentos muy fritos o salados.
  • Salsas
  • Café y refrescos.

Por otra parte, también es posible que se le tengan que retirar alimentos que contengan demasiada fibra. El motivo de esto es que pueden llegar a causar demasiados gases y ser duros de digerir, siendo que algunas condiciones podrían necesitar evitar esto.

Durante esta etapa, sí que va a necesitar comer verduras, frutas y sopas, pero para poder consumirlo lo mejor que deberás hacer es licuarlo hasta tener una consistencia que sea muy sencilla de poder consumir.

Más motivos para hacer una dieta blanda.

Otro de los motivos por los que necesitarías seguir una dieta blanda es que tengas diversos problemas para masticar. En muchas ocasiones, podría darse el caso que tengas complicaciones para poder meter mordidas muy fuertes.

Esto podría darse en condiciones posteriores a una cirugía dental o también estar estrenando una dentadura postiza. Será necesario hacerlo para evitar también salivar demasiado, que en ciertas condiciones será algo necesario.

También puede ser necesaria porque la persona tiene dificultad para tragar. Esto puede llegar a darse luego de un accidente cerebrovascular, en donde no tenga la coordinación necesaria para ello. Trozos grandes pueden terminar por ser complicados.

Algunas cirugías realizadas que tengan relación con el cuello o también el caso de ciertas radioterapias podrían ser condiciones que causen que no puedas realizar una correcta deglución, por lo que habrá que facilitar las cosas.

Lee También  Propiedades de la clara de huevo que deberías ya estar aprovechando

Una dieta blanda puede ser de transición.

Cuando nos operan o tenemos algún percance, volver a una alimentación normal de un día para otro puede llegar a no ser lo más recomendado. En estos casos, podría terminar por hacerse una dieta blanda como transición.

En estos casos, se hará mientras se tiene recuperación, para evitar complicaciones. Poco a poco, comenzarán a introducirse alimentos más tradicionales, hasta recuperar la alimentación que se ha tenido toda la vida.

En algunos casos, antes de la blanda podría comenzar con una dieta líquida, que en definitiva es todavía más suave tanto para el masticar como para el deglutir. Esta se da en casos donde se requiera demasiado cuidado.

Se puede comenzar con la dieta líquida y luego pasar a la blanda para comprobar que todo vaya bien. En caso de todavía dar complicaciones, puedes regresar a la líquida por una temporada. El médico apoyará para tomar esta decisión de manera correcta.

Leave a Reply