¿Es malo agacharse estando embarazada? Datos y recomendaciones

Califica este post

¿En verdad es malo agacharse estando embarazada? Cuando una mujer se encuentra esperando un hijo, hay muchas costumbres que tiene que cambiar. Todo eso para salvaguardar la salud del pequeño que está por venir al mundo.

Por lo tanto, una vez que estas en esa condición debes aprender de las pequeñas limitaciones que deberías de adoptar. Todo por evitar que algún mal movimiento termine por lastimar. Que cause que haya dolor para el pequeño.

Y es que existen muchos movimientos, pero agacharse es uno que hacen todo el tiempo. ¿Existe algún problema en agacharse entonces? Es por eso que el día de hoy veremos si de verdad existe algún tipo de problema con ello.

¿Es peligroso agacharse cuando estás embarazada?

es malo agacharse estando embarazada

Vamos a comenzar por partes.

Agacharse por sí mismo no hace daño al bebé.

El cuerpo humano es maravilloso, sabe cómo adaptarse a todo tipo de situaciones. Cuando una mujer se encuentra embarazada, en el interior todo queda bien sujeto. El bebé se encuentra seguro dentro de la madre.

Por lo tanto, realizar movimientos básicos como agacharse no suponen ningún tipo de problema. El cuerpo se amolda, está creado para permitir a la mujer seguir teniendo movimiento. No te preocupes por ello.

El bebé se encuentra seguro en un ambiente que permite comodidad y seguridad. Está rodeado de líquido amniótico que le permite moverse. Y cuando te muevas tú, este mismo le permitirá amortiguarse para evitar cualquier tipo de problema.

Con esto dejamos claro que el cuerpo femenino está listo para proporcionarle a la mujer movimientos básicos como estos para poder seguir con su vida. Ahora bien, sí que hay que llegar a tomar ciertas precauciones en cierto momento.

Pero no te preocupes, la naturaleza sí que fue creada para permitir este tipo de movimientos y más. Sorprende que tanto se pueden mover las embarazadas.

Cuando comienzan los problemas al agacharse.

Los problemas al agacharse pueden llegar a aparecer conforme pasa el tiempo. Y es que el pequeño se estará haciendo cada vez más grande. Y por lo tanto, agacharse será más peligroso por el peso mismo.

Como ya dijimos, agacharte en esa condición no afectará al pequeño. Pero ahí sí que puede llegar a haber un problema gracias a la fuerza de gravedad. ¡Pesa mucho y puede ser demasiado para ti, no poder soportarlo!

Y un golpe sí puede llegar a causar problemas. Caer sobre el pequeño puede provocar problemas como separación placentaria, sangrado o incluso aborto instantáneo. Mientras más pasa el tiempo, es mejor tener cuidado.

Aprende a cómo prevenir las varices en el embarazo.

Provocar mareos.

Otro problema que puede ocurrir es que el cuerpo humano se encuentra más susceptible durante esos momentos. Entonces, en el acto de agacharse una gran cantidad de sangre puede dirigirse hacia la cabeza.

Esto puede terminar causando mareos de algún tipo y perder el equilibrio. Y entonces podría suceder lo que comentamos en el apartado anterior. Por lo tanto, tener mucho cuidado sobre todo en etapas ya avanzadas.

Tener mayor acidez estomacal.

Esta es otra consecuencia que deberás vigilar en mayor o menor medida. Y es que inclinarse de esta manera puede provocar un aumento de estrés. Ya que al poner el cuerpo así, la acidez estomacal puede empeorar.

Vale la pena destacar que durante el embarazo es bastante común padecer acidez en el estómago. Es una situación común y por lo tanto no hay que preocuparse demasiado. Pero realizar flexiones así podría terminar por empeorarlo.

¿Cómo agacharse de manera correcta estando embarazada?

Ahora bien, a pesar de todo lo dicho en realidad muchas ocasiones van a necesitarse agachar. Ya que no siempre puede haber alguien a un lado. Y además, para muchos actos sencillos puede llegar a ser necesario que lo haga ella misma.

Doble las rodillas.

Cuando te vayas a agachar, toma en cuenta hacerlo doblando las rodillas y tratando de mantener la espalda recta. No te trates de agachar dejando las piernas derechas y doblando la espalda, que podrías caerte de frente.

No fuerces los músculos del abdomen.

Si te agachas y quieres levantarte, siempre trata de utilizar para ello cualquier parte que no sea el abdomen. No hagas fuerza en esa parte para levantarte, para evitar colocar demasiado estrés en el pequeño de alguna forma.

Por ejemplo, si ya te agachaste, trata de colocar a un lado de ti una silla. De esta forma, podrás usarla como un apoyo para poder regresar a tu lugar. Estarás usando los brazos y rodillas para lograr hacer toda la fuerza.

Pida ayuda de cuando en cuando.

Es posible que seas una mujer independiente y que siempre hayas hecho todo por ti misma. Y no quieras cambiar esa actitud en el embarazo y quieras realizar todo por ti misma. Pero no tiene nada de malo pedir ayuda.

Si bien ya dijimos que no hay problemas en general, puede ser que para muchos casos lo mejor sea que alguien se agache por ti. Seguramente habrá alguien que con gusto te ayudará.

Leave a Reply