¿Qué es la forma de correr tibetana o gang gyok?

Califica este post

¿Quieres saber que es la forma de correr tibetana o gang gyok? Y es que cuando pensamos en correr, simplemente pensamos que es avanzar y listo. Acelerar un poco y tendremos siempre el mismo resultado.

Pero no es así, el correr puede ser mucho más profundo de lo que pensamos. No solo basarse en avanzar como sea, sino tener toda una metodología atrás. No por nada muchos corredores profesionales tienen un entrenador detrás.

Sin embargo, entre todas ellas, una que no es tan conocida es la forma de correr tibetana. Algunas personas la han comenzado a adoptar en los últimos años con buenos resultados. El día de hoy, aprenderás un poco más sobre ello.

Conociendo la forma de correr tibetana.

que es la forma de correr tibetana o gang gyok

Para poder conocer un poco más de esta forma de correr, deberás de conocer un poco más de la disciplina a la que pertenece. Y es que el gang gyok es conocido no solo como un ejercicio físico, sino que se encuentra relacionado con la mente.

Seguramente en alguna ocasión has escuchado del yoga. Pues bien, podemos decir que proviene de ello. Pero en este caso, estaremos usando una conexión que se formará entre nuestro cuerpo y mente a la hora de correr.

Por lo regular, cuando salimos a trotar lo único en que pensamos es como beneficiará a nuestro cuerpo. Nos ponemos unos auriculares y nos olvidamos de todo. Pero en este caso no, nuestra mente sigue siendo un objetivo principal.

Para resumir: esta no es precisamente una forma de ejercicio, sino que podría considerarse algo de meditación. Si lo quieres practicar de manera auténtica, deberás de entender cómo es que se usa de manera auténtica.

Los pilares del gang gyok

Existen 3 pilares principales para poder aplicar esta técnica.

Preparar primero nuestra alimentación.

La comida es esencial para el cuerpo y dependiendo de su calidad, es que veremos diferentes resultados. Eres lo que comes, esta frase es demasiado cierta. Y en el caso de la forma de correr tibetana, toma un especial protagonismo.

Para esto hablan de dividir nuestro estómago en 3:

  • Comer una tercera parte del tamaño de nuestro estómago, para poder correr ligeros y no tener problemas de digestión. Con la suficiente comida para poder nutrirnos y tener energía.
  • Suficiente agua en el siguiente tercio, pues a fin de cuentas haremos ejercicio y necesitamos mantenernos hidratados. El agua suficiente nos hará movernos como debemos.
  • La tercera parte es el aire que estará en el estómago. La idea detrás de ello es que también debe haber espacio para el oxígeno que tomemos y que circule.

Como verás, en gran medida es con experiencia que sepas cuanto necesites comer y tomar. Pero a grandes rasgos, es comer y beber ligero para poder hacer bien el ejercicio.

Respirar de manera correcta.

El otro pilar a la hora de correr será nuestra respiración. Nada nuevo si ya sabes correr, pero aquí tendrá su propio enfoque. Lo importante es saber correr reteniendo el aire el suficiente tiempo, y exhalarlo cuando no lo necesites.

Una buena respiración es esencial para poder seguir de frente. Si no respiras de manera correcta, te quedarás sin energía muy rápido.

Como ves, en esta técnica ya se encuentra combinando el espacio de aire que dejaste en el estómago con poder retener el aire lo suficiente. Es algo simple, pero que hace que el correr de esta manera funcione mejor.

Te puede interesar: cómo reducir el estrés mental

La mentalidad correcta para correr.

Correr por medio de esta técnica se basa en la visualización. En como poder estar pensando en una especie de fuego interior que nos haga movernos para lograr hacerlo más rápido. No solo es perder peso.

Es una visualización de nosotros corriendo, lograr sacar toda la energía de nuestro cuerpo. Sentir como todos los canales de nuestro cuerpo se abren al hacerlo. Es liberar todo el poder de nuestro interior.

Liberando la energía con el gang gyok.

Como verás, en realidad es una forma de meditación diferente a como lo concebimos siempre. En donde estamos sentados tranquilamente, meditando en silencio. En cambio, aquí estamos intentando abrir nuestra mente.

Te darás cuenta que poder meditar no es solo estar sentado, también lo podemos hacer en movimiento. Concentrarnos en nuestro cuerpo, nuestros músculos. Lograr que nuestra mente funcione de otra manera.

Esta forma de correr tibetana te recuerda que existe una gran conexión entre el cuerpo y la mente. Y que no solo deberá de aprovecharla en meditaciones tranquilas, sino que incluso puedes hacerlo al explotar tu energía física.

Cada vez más personas se suben al carro de este tipo de meditación. La cual no solo permitirá que tu cuerpo se ponga en forma, sino también le dará toda la potencia necesaria a tu mente. Y lograrás mejorar en general.

¿Qué te parece el estilo gang gyok? ¿Habías escuchado de él, investigarás más al respecto para empezar a practicarlo?

Leave a Reply