Malos hábitos alimenticios en niños que debes detectar y evitar

Califica este post

Lograr detectar los malos hábitos alimenticios en niños permitirá guiarlos para volver a tener la mejor alimentación. Hoy en día, niños y adultos suelen tener hábitos pésimos a la hora de comer. Esto repercute por supuesto en su salud.

Todos necesitamos nutrirnos de manera correcta, de eso no cabe duda. El problema con los niños es que ellos se encuentran en formación y crecimiento. No nutrirse de manera adecuada repercutirá para toda su vida.

Es por ello que luego suelen ser bajitos o enfermizos. Cuando sus genes indicaban otra cosa. Todo sucede debido a que no recibieron en esta etapa tan importante de su vida, todos los nutrientes que necesitaban.

Es por eso que si te ayudaré a detectar esos malos hábito a tiempo para poder eliminarlos. Su versión adulta del futuro sin duda te agradecerá el gesto. Muchos hubiéramos querido tener mejor alimentación de más jóvenes.

Detectando malos hábitos alimenticios en niños.

Malos hábitos alimenticios en niños

Algunos hábitos pésimos son:

Comer fuera de horarios.

Uno de los problemas que puedes no detectar tan fácil son todas esas comidas que ocurren fuera de los horarios establecidos. Esto hará que su organismo no esté trabajando de manera óptima. Peor hay un problema mayor.

Por lo regular, eso que coman fuera de hora no creo que vayan a ser verduras y vegetales. No, por lo regular serán golosinas y alimentos que poco harán por su nutrición. Incluso altos en azúcar, que los harán más inquietos.

Es bueno estar vigilando detalles que puedan delatar que come fuera de hora:

  • Cuando llega la hora de la comida, suele comer menos porciones.
  • Llegas a notar manchones extras de golosinas en su ropa.
  • Vigila si no hay envolturas de dulces ocultos en su cuarto.
  • Demasiado activo, puede ser que tenga mucho azúcar encima.

Encontrar estas malas prácticas te ayudará.

¿Quieres saber como aliviar el dolor de oído en niños?

Tener mala imagen de la comida saludable.

Me he encontrado con niños que odian las verduras. Y no es porque no les gusten, sino que te das cuenta que todo es debido a que les hemos enseñado a odiarlas. ¿Cómo es eso, si nosotros siempre hemos querido que las coman?

El gran problema puede venir por los modos en como lo hacemos. Los obligamos a comerlas de una manera inadecuada y por eso ellos terminan por tomarles odio. Logramos que asocien las verduras como algo negativo.

Piensa que cada vez que te presenten los vegetales, sean gritos, castigos y amenazas. Lo que deberás hacer es buscar hacerlo más divertido y amigable. Y explicarle porque es bueno que lo coman, no subestimes su inteligencia.

Evita manías de los niños al comer.

He aquí otros hábitos que deberás lograr controlar.

Meterse objetos a la boca.

No está relacionado directamente con la alimentación, pero si es un hábito que muchos niños suelen tener. Y es que todo lo que encuentran, se lo meten a la boca. Creo que no es necesario explicar demasiado el problema de esto.

Cuando se encuentran en etapa preescolar, lo mejor es quitárselo y evitar tenemos objetos así cerca. Conforme tengan mayor edad y mantengan el hábito, lo mejor será igual explicarles porque no deben hacerlo.

Hablarle de las enfermedades que pueden tener. Puedes decirle que si está enfermo no podrá jugar y a la vez te sentirás triste. Todo dicho de la manera más dulce, para no causarle miedo sino darse cuenta del problema.

Comer viendo televisión.

Esta puede sonar polémica y muchos niños seguramente odiarían que dijera esto. Pero hay que tener un poco de control para cuando sucede esto. El comer es un acto en el que debemos estar conscientes de lo que pasa.

Disfrutar el alimento, sentirlo y todo ayudará a que tengas una sensación de satisfacción mayor. Es por eso que comer mientras se ve la televisión hará que toda tu concentración esté en la pantalla. Por lo tanto, podrían comer muchísimo más así sin control.

Es por eso que si van a comer algo frente a la televisión, únicamente sean botanas. No la comida principal, la cual será mejor consumirla en el comedor y con toda la atención. Hay que enfocarse en la comida.

Tomar demasiadas bebidas altas en calorías.

Muchas veces pueden ser consumidores demasiado activo de jugos. Incluso las mamás podríamos estarles proporcionando ello de manera constante. Pero mucho no es saludable, ya que estos pueden tener demasiadas calorías.

Muchos niños incluso terminan teniendo el jugo como su fuente de agua. Ya no beben agua simple, sino que siempre están buscando saciar su sed con jugo. Darles la costumbre del agua será mucho mejor.

Los niños pueden tomar muy fácil malos hábitos a la hora de comer. Pero nos encontramos a tiempo para corregirlos, porque conforme vayan creciendo será más difícil de quitarlos. Además que el cuerpo sufrirá los estrategos.

¿Qué te parecieron estos consejos? Si piensas que pueden ayudar a alguien, no dudes en compartirlo.

Leave a Reply