Causas de las moscas volantes o miodesopsias, ¿existe tratamiento?

Puede llegar a asustar a las personas la primera vez que las ven. Las moscas volantes que vemos en nuestros ojos, que sin saber las causas por las que están ahí, nos pueden al menos descontrolar un poco. ¿Por qué hay algo flotando por delante?

Al no saber su origen, también podemos terminar por asustarnos al no tener ni una idea de lo que ocurre. Ahora sabrás un poco más sobre porque aparecieron estas mosquitas volantes y que se puede hacer al respecto.

Moscas volantes o miodesopsias

Este es un fenómeno ocular en el cual tenemos la impresión de ver objetos flotando delante de nuestros ojos. Estos pueden verse como pequeñas “basuras”, objetos flotantes o mosquitas, de ahí que se le conozcan.

Estos objetos en realidad no existen, no hay nada flotando por delante de nosotros. ¿Qué ocurre? En realidad, estos ocurren únicamente en el interior del humor vítreo. Son especialmente visibles en momentos donde vemos todo de un color claro.

Es por eso que los verás cuando te encuentres viendo el cielo por ejemplo. O la pantalla en blanco de tu computadora, al trabajar en un editor de textos. Incluso a una pared pintada de un color azul claro.

Causas de las moscas volantes.

moscas volantes causas
¿Existe tratamiento para las moscas volantes?

Hasta el momento no se conoce una causa exacta de porque ocurre este fenómeno. Por lo regular, se asociaba a problemas de la edad, en donde por el pasar de los años, comenzaban a aparecer opacidades en el humor vítreo.

Lee También  Que son las manchas blancas en las uñas o leuconiquia punctata

Sin embargo, el problema ocurre también en jóvenes. Una de las causas más comentadas es padecer miopía. Eso es debido a la forma alargada del ojo, tiende a causar que este desgaste vítreo aparezca mucho antes.

También existen personas que afirman que aparecen las moscas volantes por estrés. Pero una vez más, no existen estudios que puedan contrastar esta información.

¿Las moscas volantes desaparecen?

Por lo regular, cuando aparecen ya se vuelven permanentes. Estas son pequeñas fisuras en la retina, que ya se quedan en nuestro ojo. No suelen desaparecer con el paso de los años, por lo que una vez que aparecen, ahí se quedarán.

Sin embargo, las personas se suelen acostumbrar a ellos, los olvidan. A veces puede darse casos de ansiedad en algunas personas, cuando se percatan de su presencia. Y tratan de estarlos viendo a propósito.

Por ejemplo, al ver el cielo fijamente y ver flotando todos esos filamentos delgados. Al estarlos viendo a propósito, podrían terminar por notar todos esos objetos flotantes. Y pueden terminar por estresarlo.

Algunas personas pueden optar por adquirir gotas para las moscas volantes, pensando que limpiará el ojo. Sin embargo, esto no causa ninguna diferencia.

Pero en la mayoría de los casos, y pasado un tiempo, la gente simplemente se habitúa a ellos. Desaparecen de tu campo ocular cuando te acostumbras, por lo que simplemente tu vista de manera automática empieza a ignorarlos.

¿Tratamiento para las moscas volantes?

Por lo regular, pensar en un tratamiento está incluso fuera de lugar. No son peligrosos y la vista se termina por acostumbrar con el tiempo. Sin embargo, en otros casos si vale la pena al menos visitar al oftalmólogo.

Lee También  Consecuencias de consumir agua contaminada a corto y largo plazo

Los principales casos en donde se debería causar preocupación son:

  • Estas opacidades ya se encuentran interviniendo en la vista del individuo de forma muy significativa. Que le estorban demasiado y que su mente simplemente no puede terminar por ignorarlas con el tiempo.
  • Cuando la mente de la persona no puede procesar el nuevo problema y esto le causa un estrés constante. Esto terminaría por desquiciar al individuo en algún momento, por lo que sería necesaria una intervención.
  • Se perciben destellos, un aumento significativo y rápido de estas moscas volantes o se comienza a sufrir pérdida de la visión lateral.

En estos casos, lo mejor será visitar al especialista para consultar al respecto.