Remedios caseros para el estreñimiento en los niños, seguros y naturales

Califica este post

El estreñimiento en los niños es algo que debemos de prestar demasiada atención. Es un problema que puede estar ahí presente sin que nos demos cuenta. El pequeño podría estarlo sufriendo y no darnos cuenta de ello.

Ya que ellos podrían estar teniendo estos problemas y no comentar nada de nada. Pero las consecuencias no tardarán en presentarse. Es menester llevarlos a un pediatra para poder tratar el problema lo antes posible.

Por otra parte, en casa podemos proporcionar algunos remedios que puedes utilizar en casa para ayudar a su estómago. Estos son seguros, no basados en químicos ni similares, lo que permitirá tomarlo sin temor.

Tomar laxantes naturales para niños.

remedios caseros para el estreñimiento en los niños

Algunas recomendaciones son:

Tomar jugo de ciruela.

Uno de los jugos que será bueno para su estómago y sistema digestivo en general será tomar el jugo de ciruela. Es un laxante natural bastante ligero y que ayudará a que su cuerpo pueda desechar lo que no necesite.

Puede ser tomado tanto por niños como por bebés, por lo que podrás constatar que es demasiado ligero. De hecho, es tan ligero que podría en algunos casos no causar efectos. Tarda varias horas en lograr algún tipo de resultado.

Y si el estreñimiento ha sido de bastantes días, es probable que no logre ningún tipo de resultado. Por lo tanto, al ser un estreñimiento ligero funcionará. Dáselo al pequeño, en cualquier caso al menos terminará por ablandar.

Conoce como aliviar el dolor de muela. (Ver aquí)

Tomar un poco de azúcar morena.

El azúcar morena puede ayudar contra el estreñimiento, siendo una de las soluciones naturales menos conocidas para el caso. Para este caso deberás de tener:

  • Media cucharada de azúcar morena
  • 30 mililitros de agua tibia.

Simplemente deberás de mezclarlo y darle la solución al pequeño al menos durante dos veces al día. Por otra parte, aunque lo prepare tibio, deje que enfría antes de proporcionárselo. Lo caliente es para lograr que se mezcle mejor con el agua.

No se recomienda intentar usar azúcar blanca en lugar de morena, porque los efectos no son los mismos. Además, la azúcar demasiado refinada por lo regular ya casi no contiene ningún tipo de nutriente que el cuerpo pueda usar.

Dale de comer pasas.

Las pasas no son demasiado populares entre las personas, ¿verdad? No sé por qué, a mí me gustan y siempre me encuentro a la gente quitándolas. Y recomiendo comerlas, al menos para luchar contra el estreñimiento.

Comerlas proporcionará una alta cantidad de potasio, calcio  y magnesio. Es uno de los remedios naturales más fácil de preparar. Puedes comerlas directamente, pero no será la forma en que más le sacarás provecho.

Lo mejor que puedes hacer es tomar 4 o 6 pasas y sumergirlas toda la noche en agua. Posteriormente ya en la mañana, las pones en leche y las hierves. Déjalo enfriar un poco y dáselas a tu hijo.

Esta mezcla ayudará a que puedan pasar de una manera mucho más sencilla las heces.

Como aliviar el estreñimiento en los niños.

Existen otras soluciones que pueden llegar a ser bastante ligeras, pero efectivas:

Tomar una cucharada de miel.

Probablemente el remedio casero más simple, porque simplemente es sacarla del envase y tomarla. No hay  nada más directo que eso, pero no lo subestimemos por eso, en realidad es bastante potente.

Para tratar el estreñimiento, es buena idea proporcionar una cucharadita de miel tibia antes de acostarse. Eso permitirá proporcionarle al estómago y sistema digestivo una sustancia que naturalmente ayudará a resolver todo.

Hágalo durante unos días y empezará a notar la diferencia. Además, por lo mismo de ser miel terminará siendo una dulce solución para el pequeño.

Tomar un baño de agua caliente.

Este es otro remedio totalmente seguro y que puede resultar. Si tiene problemas de estreñimiento, proporcionar baños de agua ayudará a relajar los músculos. Esto hará que las heces circulen más fácilmente.

Por supuesto, hay que tener mucho cuidado con la temperatura para estos baños, pues muy caliente puede lastimar o ser muy incómodo para el pequeño. Por tal motivo, primero meter la mano hasta considerar una temperatura que sea agradable y soportable.

Consumir mayor cantidad de linaza.

La linaza es buena para el organismo a cualquier edad, y para un pequeño niño puede ayudarle de gran manera. Si ya es un niño con 5 años o más es posible revolverlo con sus verduras o frutas para poder consumirlo.

Si es más pequeño que eso, sería buena idea que antes de dárselo, podrían dejarlas remojando durante la noche para en suavizarlos. De esta forma, será todavía más fácil de digerir para su estómago, pues le has ayudado en la digestión.

Todos estos remedios comentados son bastante seguros, por lo que podrás proporcionarlos sin ningún problema. Pero una vez más, recuerde que llevarlo al pediatra para poder tratarlo es siempre la primera solución que deberíamos tomar.

Leave a Reply