Riesgos de comer en el puesto de trabajo para nuestra salud

Califica este post

Los riesgos de comer en el puesto de trabajo es algo que pasan miles de personas todos los días. Pero que prefieren ignorarlos en muchas ocasiones por necesidad. Después de todo, no pueden cambiar sus costumbres.

Y es que resulta cómodo, porque puede ser que no tengamos tiempo de trasladarnos a otro lugar. O el trabajo acumulado sea tanto que preferimos no romper con lo que estamos haciendo. Pero debes saber que no es del todo saludable.

Muchas personas lo hacen a diario por necesidad y piensan que no tiene nada de malo. Después de todo, gente lo ha hecho toda la vida. Y no han tenido consecuencias negativas, ¿no es así? Por eso esta información será importante.

Vamos a analizar un poco a fondo la situación para darte una nueva perspectiva.

Conoce los riesgos de comer en el puesto de trabajo.

riesgos de comer en el puesto de trabajo

En primer lugar, ¿por qué la gente opta por comer en su escritorio si tiene una cafetería? Razones son:

  • Puede tener demasiado trabajo pendiente y prefiere no cortar el ritmo. Pueden ser de esas personas que tardan mucho en concentrarse en su trabajo. Si dejan de hacerlo, les será difícil retomar la actividad nuevamente.
  • Tienen un plazo demasiado corto de entrega de dicho trabajo. Por lo tanto, pararse a comer es una total pérdida de tiempo que podrían aprovechar para avanzar. Solo necesitan alimentarse y seguir.
  • Puede ser una costumbre de años, que no le guste socializar con los otros trabajadores y prefiere quedarse aparte para no tener que salir y tener pláticas incómodas.
  • El lugar donde trabajo no tiene un sitio adecuado para comer y el escritorio o cualquier otro lugar le da igual.

Existen más razones seguramente, pero estas son las más populares para comer en el escritorio. Todas ellas son razones válidas y no voy a decir que sea un error. Sin embargo, si pido considerar la salud de uno.

Porque puede que se tenga que hacer un sacrificio o quitar una costumbre de años para esto, pero comer en el puesto no es lo más recomendable. Hay riesgos para la salud que tal vez hayas estado pasando por alto.

¿Quieres conocer las consecuencias de malos hábitos alimenticios?

Razones para no comer en el escritorio de trabajo.

Estas son algunas de las razones:

Es un espacio poco higiénico por lo regular.

Nuestro espacio de trabajo se encuentra lleno de bacterias. Es un sitio en el cual estamos todo el día moviendo toda clase de materiales. Realizamos labores con las manos sucias y no es porque seamos descuidados o algo así por el estilo.

Después de todo estamos trabajando, por lo que es normal estar realizando eso. Pero por ejemplo piensa que si fueras un contador, te van a estar trayendo carpetas. Estas han estado en la calle y en manos de quien sabe quién.

O estarás colocando documentos que ya pasaron por lugares con bacterias. Es probable que también lo tenga el comedor. Pero piensa que podrías dejar migajas de tu propia comida en el escritorio y a la larga causar más bacterias.

Es bastante probable que no te laves las manos.

Estás muy metido en tu trabajo y no quieres cortar tu inspiración. Por lo que te encuentras trabajando a prisa, pero llega la hora de comer. Abres y sacas tu sándwich. Empiezas a comerlo rápidamente mientras avanzas.

¿Qué parte faltó en todo esto? El ir a lavarse las manos. Muchas veces por la prisa y pensando que no hace falta, simplemente empezamos a comer. No nos limpiamos las manos, que han estado sucias de trabajar todo el día.

No te tomaría más de un segundo ir a limpiarte. Por otra parte, recomiendo tener un gel contra bacterias entre tus cosas. Si no te vas a levantar, al menos con eso podrás limpiarte.

No comemos de manera placentera.

Al estar comiendo en ese lugar y esa posición, perdemos varias ventajas de comer tranquilamente en un comedor:

  • Estamos comiendo y al mismo tiempo trabajando, por lo que no nos permite concentrarnos en nuestra comida. No sentimos los alimentos ni pensamos en ellos, por lo que podemos tener el riesgo de comer muchísimo más.
  • Por estar tratando de terminar de comer y seguir con nuestras labores, comeremos más a prisa de lo regular. Esto puede llegar a causar problemas de indigestión, logrando que posteriormente duela el estómago durante jornada laboral.
  • Perdemos esa hora de descanso y no nos levantamos de nuestro lugar. Hemos seguido en la misma posición y parece que nada cambió. El levantarse por un momento ayuda a despejar la mente y estirar las piernas.

Como ves, existen varios problemas de comer en tu lugar. Y cada quien tomará sus decisiones y podría querer priorizar acabar su trabajo por encima de todo. Pero al menos, que si se va a tomar esa decisión sea con la información pertinente.

Porque puede ser que tengas la probabilidad y solo sea una mala costumbre que has arrastrado por años.

Leave a Reply