Tengo mucha sed y no se me quita, ¿cuál es la causa?

Califica este post

Si tengo mucha sed y no se me quita con nada, ¿tengo un problema? Por lo común, lo normal es que tengamos sed y podamos saciarla con beber un poco de agua. Es como funciona de toda la vida y es el proceso normal.

Pero algunas personas presentan un problema y es que aunque hayan tomado agua, la sed simplemente no se va. Y esta se presenta durante todo el día, terminando por ser algo desesperante no poder saciarla.

Por lo regular esto no es un buen signo, pero seguramente vas a querer saber el motivo. Por eso mismo, aquí te presentaré algunos motivos por lo que podrías tener una sed insaciable, que nada parece lograr desaparecerla.

Razones por las que tienes mucha sed

tengo mucha sed y no se me quita

Tener mucha sed puede ser por las siguientes razones:

Deshidratación por diferentes motivos.

Cuando el cuerpo sufre de deshidratación, la sed será uno de los signos con los que pedirá ayuda. Y es que para poder saber si estamos deshidratados, existen diferentes tipos de signos que podemos atender para ello.

Por ejemplo:

  • Orinar de color muy oscuro.
  • Tener la boca seca y la piel
  • seca todo el tiempo.No orinar dema
  • siado seguido.Tener dolores de ca
  • beza constantes.Estar siempre cansado o aturdido.

La deshidratación vale la pena señalar que vendría siendo más un síntoma que el problema en sí. Es decir, por lo regular estarás deshidratado por algún problema que ha surgido. Y deberás de primero solucionar el origen.

También vale la pena resaltar que los niños pueden tener deshidratación y no poder expresarlo. Pero si los ves llorando demasiado, con sueño excesivo y siempre parecen no tener fuerza, es hora de hacerles una revisión.

Tener diabetes.

Uno de los signos más comunes de la diabetes es tener una sed que no puedes apagar. Esto es conocido como polidipsia y verás como a pesar de tomar grandes cantidades de agua, la sed no se apaga. Será mejor hacerse una revisión.

Cuando se tiene diabetes la glucosa sube a niveles poco saludables, por lo que se estará llevando mucho líquido. Al estar orinando más a menudo, también terminará por dar como resultado que tengas demasiada sed.

Existen hoy en día muchos exámenes para poder determinar si te encuentras en esta condición. Toma en cuenta que la diabetes es considerada una enfermedad silenciosa, por lo que deberás de atenderla lo más pronto posible para evitar que haya complicaciones.

Posibles causas de tener sed excesiva.

Otros motivos son:

Glándulas no producen saliva.

Muchas veces vas a tener la boca seca porque literalmente, las glándulas no se encuentran produciendo la suficiente saliva. Esto va a causar que siempre tengas esa sensación de querer tomar agua.

Por otra parte también tiene otro tipo de consecuencias, como causar que tengas un mal aliento, por ejemplo. Puede llegar a darse esta situación también como resultado de estar tomando algún tipo de medicamento.

Tener anemia

Otro de los motivos por los que puedes tener mucha sed es por la presencia de anemia. Esto sucede porque los glóbulos rojos no se están produciendo en suficiente cantidad. Esta sed será solo un síntoma en consecuencia.

Que tengas esta insuficiencia puede venir de varios motivos, como puede ser una dieta deficiente. Y si bien puede no tener una sed excesiva al inicio, conforme el problema se agrave notará como requiere estar tomando todavía más agua.

Además de eso, notará algunos otros síntomas como mareos, tener el pulso demasiado alto o ver la piel de color amarillento. La anemia puede tratarse, pero muchos ignoran que la tienen y viven con ese cansancio excesivo.

Como resultado de hacer mucho ejercicio.

Es probable que hayas comenzado a hacer algún tipo de actividad física nueva. Y si bien te hidratadas al hacer el ejercicio, posteriormente no tomas más agua de la habitual. Tu cuerpo tiene sed por ello.

Esta es de las mejores razones para tener sed, digámoslo de alguna manera. Porque quiere decir que todo fue gracias a que mejoraste tu nivel de vida, pero ahora tu cuerpo requiere más agua. Eso es porque has sudado más y todo.

Deberás simplemente tomar el agua que tu cuerpo te pide. Si es por ejercicio y causa este efecto incluso es bueno porque quiere decir que está funcionando tu rutina. No dudes en seguir con ese buen ritmo.

¿Quieres saber cómo hacer ejercicio en casa para hombres?

La sed excesiva puede ser tratada.

Algo que debo dejar en claro que la mayoría de problemas que causen esta sed excesiva pueden llegar a ser tratados. Y también vale la pena recordar que tener toda esa sed no es en realidad el centro del problema.

Estas ganas de tomar tanta agua más bien deben tomarse como una señal que algo no está funcionando de manera correcta en tu interior. Y por lo tanto, será hora de ponerse manos a la obra para poder detectar cual es el motivo y corregirlo.

Leave a Reply